Comprar una casa es un paso importante.

Es un momento emocionante, lleno de posibilidades, pero también implica tomar decisiones financieras de gran alcance y largo plazo.

En muchas ocasiones, nos cuentan que les cuesta enfocar el ahorro a largo plazo, sin embargo, muchísimas personas se ven preparadas para adquirir una deuda a 30 años.
Una de las partes fundamentales del proceso de compra, suele ser obtener una hipoteca adecuada que se ajuste a tus necesidades y que te brinde estabilidad financiera a largo plazo. Aquí te ofrecemos algunos consejos hipotecarios clave que te ayudarán a tomar decisiones informadas y a realizar una compra inteligente:

 

¡Empecemos!

 

  1. Evalúa tu situación financiera mucho antes del proceso hipotecario

    Antes incluso de comenzar a mirar viviendas, es esencial tener clara la situación financiera personal a nivel de ingreso y de gasto. Esto te permitirá calcular que cuotas son más óptimas para ti. Conociendo los tipos de mercado, y tu provisión de fondos para la entrada, puedes hacer simulaciones que te permitan calcular la hipoteca máxima que puedes asumir. De esta manera, nunca pondrás filtros de búsqueda por encima de tu presupuesto, evitando encariñarte con una vivienda que a medio plazo te va a dar más dolores de cabeza que alegrías.

  2. Conoce tu puntuación crediticia

    Tu historial crediticio juega un papel crucial en la obtención de una buena hipoteca. Cuanto mejor puedas demostrar que no necesitas el dinero, más dinero y más barato te van a conceder. Además, si eres buen ahorrador (y como tal inviertes lo que destinas al ahorro), puedes pignorar tus fondos para mejorar tu score. Si quieres conocer más inforfmación sobre cómo mejorar tu historial crediticio, ¡estate atento a nuestras próximas publicaciones!

  3. Date tiempo para generar la provisión de fondos

    Además de ahorrar para la entrada, en el pago inicial de la casa, es importante considerar la provisión de fondos adicionales derivados de los gastos de apertura y escritura de la hipoteca y de los gastos intrínsecos a la compra, venta o a la construcción. Estos gastos incluyen los impuestos, la tasación, el registro, la gestión, etc. y dependerán de si adquieres una vivienda nueva, de si estás haciendo una autopromoción, de si la vivienda es de segunda mano, de la zona en la que compras, de tu edad, etc. Pero por darte una noción sencilla: debes tener consolidado un 10% extra sobre el precio de la vivienda para cubrirte.

  4. Empieza a generar un colchón de improvistos para la vivienda

    Esto te permitirá, por un lado, mostrar a la entidad financiera que tienes un extra de ahorro no destinado a la compraventa y en segundo lugar, protegerte de imprevistos económicos (y no imprevistos, como los impuestos o los seguros), sin que te pillen por sorpresa.

  5. Compara opciones y entidades

    Lo recomendable es al menos acudir a 3 o 4 entidades, y pedir presupuesto en todas ellas. Además de tener en cuenta los tipos que nos ofrecen y cómo funcionan (fijos, mixtos y variables), es importante tener en consideración las comisiones y vinculaciones existentes, para calcular en euros por cuanto te sale mensualmente el total en cada entidad a lo largo de la vida de la hipoteca. De cualquier modo, recuerda que aunque te quedes con la misma casa toda tu vida, la hipoteca adquirida es un producto independiente (aunque vinculado) de la vivienda, y puedes solicitar cambios a lo largo de su vida, en la propia entidad (novación) o cambiando de banco (cancelación y nueva hipoteca).

  6. Obtén asesoramiento profesional

    No tengas miedo de buscar asesoramiento profesional durante el proceso de compra de una casa. Un asesor hipotecario o un experto financiero pueden guiarte a través de las complejidades del mercado y brindarte información valiosa y muy útil para la que será probablemente la compra más cara de tu vida. Nuestro equipo trabaja de manera independiente, explicando cada concepto importante y ayudando a que entiendas los términos y condiciones del contrato que estás asumiendo, desde una visión objetiva.

 

Recuerda que comprar una casa y obtener una hipoteca son decisiones financieras importantes que afectarán a tu vida durante muchos años.
Tómate el tiempo necesario para investigar, planificar y evaluar todas las opciones disponibles. No tengas prisa y busca asesoramiento adecuado para tomar decisiones informadas y seguras.
¡Disfruta el proceso y haz realidad la casa de tus sueños!

Comparte esta publicación